SR. POSTIUS (JXC): LA MANIPULACIÓN HISTÓRICA Y POLÍTICA CON INDÍBIL Y MANDONIO

Estatua de Indívil y Mandonio
Estatua de Indívil y Mandonio del escultor Medardo Sanmartí de 1884. Esta escultura representaba a Istolacio e Indortes. La copia en bronce actual es de 1946.

SR. POSTIUS (JXC): LA MANIPULACIÓN HISTÓRICA Y POLÍTICA CON INDÍBIL Y MANDONIO

El Sr. Postius nos habla de historia en su último artículo dominical en el diario Segre, “Indíbil y Mandonio: restauración del “Grito de independencia “. La primera parte del escrito nos ofrece datos históricos sobre los personajes homenajeados en el grupo escultórico. Personajes que vivieron en época protohistórica en la Península Ibérica, sin fronteras, que lucharon frente a potencias exteriores como los cartagineses o los romanos. Los datos expuestos son correctos, así como el proyecto de restauración que se llevará a cabo en Barcelona.

Estatua de Indívil y Mandonio
Estatua de Indívil y Mandonio del escultor Medardo Sanmartí de 1884. Esta escultura representaba a Istolacio e Indortes. La copia en bronce actual es de 1946 y se sustituyeron los nombres.

La segunda parte del artículo es un complejo de manipulaciones dialécticas, relacionando estos hechos del pasado con eventos actuales, como los intentos de acabar con el régimen constitucional democrático en Cataluña en 2017 por parte de las fuerzas independentistas. Esta manipulación empieza literalmente así: “El Grito de Independencia que representan Indíbil y Mandonio no es ajeno a la historia reciente de nuestra ciudad. No es necesario retrotraerse mucho en el tiempo para rememorar el grito de independencia que tronó en Poniente el día 1 de octubre de 2017 “.

Comparar la situación, los pueblos, la geopolítica, la sociedad del siglo III antes de Cristo con la actual no tiene ningún sentido. Además es un insulto para los ciudadanos catalanes que vivimos ahora hacer estos símiles, independentistas incluidos. El 2017 no vimos en Cataluña ejércitos venidos de otros lugares a conquistar nada, ni una población armada oponiéndose a los invasores. Esto tan obvio es el hilo argumental, en sentido contrario, del Sr. Postius. El 1 de octubre de 2017 se produjo en las tierras de Lleida, como en el resto de Cataluña, un falso referéndum que no tenía ninguna legitimidad en España ni fuera de nuestro Estado democrático, tal como manifestó, antes y después, la Comisión de Venecia. Ningún organismo internacional apoyó esta farsa contra un miembro de la Unión Europea, donde sus instituciones apoyaron a nuestro Gobierno legítimo. Los líderes independentistas prometieron lo que sabían que no podrían cumplir, violentaron el Estatuto, la Constitución y todas las normas democráticas en los plenos del Parlamento de los días 6 y 7 de Septiembre de aquel 2017. Convocaron ilegalmente un falso referéndum donde, tal como y declaró el Mayor Trapero en el Tribunal Supremo, se podrían dar actos de violencia, y así lo trasladó a finales de Septiembre al entonces presidente Puigdemont. Ninguna verosimilitud histórica con lo que pasó hace muchos siglos en nuestra región. Pero este artículo que escribe un modesto profesor de historia quiere también, Sr. Postius, ir más allá de la mera crítica. Si usted quiere homenajear a gente de las Tierras de Lleida o del resto de Cataluña, desde la vertiente histórica, le daré algunos ejemplos que puede llevar a su consistorio para hacer un grupo escultórico, una placa, un monumento.

Los payeses de Remença, en el siglo XV, lucharon por sus derechos y libertades frente a los señores feudales, cuando la Generalidad de Cataluña ya estaba constituida. Esta lucha hizo posible la Sentencia de Guadalupe por la que el rey católico Fernando II reconoce las reivindicaciones de los referidos campesinos. ¿No quedaría bien una escultura recordando esta lucha?

Guerra Remensa

En 1640, una vez más, los campesinos que sufrían los saqueos de sus propiedades por parte de los soldados del rey Felipe IV, acantonadas en Cataluña para proteger las fronteras del Principado de los franceses, se rebelaron y exigirán a las autoridades soluciones a sus problemas. Estas autoridades se encomendaron al rey francés Luis XIII el cual ocupó Cataluña emprendiendo una guerra que duró 12 años hasta que el rey español recuperó el territorio.

Poco año después, en 1687, los agricultores de muchos lugares se levantaron en la llamada y olvidada Guerra de los Gorretes para reivindicar, frente las autoridades catalanas, una mejora de sus condiciones de vida. ¿Un grupo escultórico por estos valientes, Sr. Postius ?

A principios del siglo XVIII nuestros antepasados ​​sufrieron una guerra civil por dos dinastías, Austracistas y Borbones. Una guerra emprendida por parte de las autoridades de Barcelona que traicionando el juramento de Felipe V en favor de los privilegios del Principado en 1701, se levantaron y obligaron a levantarse en los pueblos por el pretendiente, el Archiduque Carlos, tras bombardear éste la ciudad Condal. Los estragos de las tropas y otros cuerpos como los miqueletes hicieron posible la casi desaparición de algunas villas como Alcoletge, mi pueblo de residencia. ¿Algún reconocimiento por esta gente, indistintamente del bando en el que les tocó vivir? Busque Sr. Postius quien dijo y a quién iban dirigidas estos gritos: “¡Viva el Rey y muera el mal Gobierno!”, “Viva el rey y las calzas de estopa”. Lo mismo podrían decir de la invasión francesa en 1808 o las guerras carlistas del siglo XIX, pero acabaré con dos situaciones más cercanas a nuestros días.

En abril de 1938 las tropas franquistas ocupan la margen derecha del río Segre en la provincia de Lleida, en este momento se forma el Frente del Segre que se mantuvo hasta principios del 1939. Con la derrota republicana de la Batalla del Ebro, el referido Frente se convirtió en una de las últimas resistencias para evitar la victoria final del fascismo, desgraciadamente no se pudo salvar a la República española. ¿Para cuándo un gran monumento por los soldados del Frente del Segre? En estos momentos de crisis hemos de luchar por la protección de todas las clases trabajadoras, las clases medias, los colectivos desfavorecidos… Los agricultores son un gran activo de las tierras de Lleida. Luchemos, sin demagogia, por unos precios más justos y unas mejoras de las condiciones de trabajo, también por los temporeros de la recogida de fruta. Mantenernos en la U.E. es una garantía de mejora. Una vez más a lo largo de la historia los agricultores necesitan de la buena labor de los políticos sin manipulaciones de ningún tipo. Los agricultores de ahora no son los de la época de Indivil y Mandonio pero si el Gobierno de la Generalitat se dedicara a hacer bien su tarea, en colaboración con el Gobierno de España, sin dilapidar recursos hacia un “proceso” que sólo ha traído problemas, fuga de empresas y enfrentamientos, toda la sociedad tendría un futuro más esperanzador, los agricultores y todos los ciudadanos de Cataluña. Ni manipulaciones históricas, ni manipulaciones políticas.

DANIEL RUBIO RUIZ, Profesor-tutor de Historia Económica en la UNED (CERVERA)

DEJAR RESPUESTA

Por favor introduzca su comentario!
Por favor introduzca su nombre aquí